A partir del viernes 25 de febrero

La Iglesia cancelará la obligación de mantener la distancia de un metro y medio y la recomendación de usar la mascarilla al desplazarse. Se relajan las medidas para distribuir la Comunión. “Estamos agradecidos por ampliar las posibilidades de celebrar juntos nuestra fe en la casa de Dios”, dicen los obispos. “Sabemos que todos los creyentes lo esperan con ansias”.

Comunión

A partir del 25 de febrero expirarán las reglas restrictivas para la distribución de la Comunión, con excepción de la regla de que el sacerdote se limpie bien las manos previamente. Recibir la Sagrada Comunión en la lengua también es posible nuevamente. Además, se recomienda con urgencia que los lugares de la iglesia donde se distribuyen la comunión de manos y la comunión en la lengua estén físicamente separados entre sí. En el lugar de distribución de la comunión en la lengua se solicita colocar un reclinatorio para que la comunión en la lengua se pueda recibir de rodillas.

Además, se permite nuevamente el uso de agua bendita y tomar café juntos después de la celebración eucarística.

Sin embargo, la pandemia aún no ha terminado. Por lo tanto, se aplicarán reglas para evitar el contacto con las manos: los fieles no se dan la mano entre sí por el saludo de paz y la colecta se hace de la misma manera como hasta ahora.

Miércoles de Ceniza

El miércoles 2 de marzo es el Miércoles de Ceniza. Para la distribución de la ceniza, se puede optar por colocar la cruz en la frente o asperjar las cenizas sobre la cabeza. Se aplica la recomendación al sacerdote de llevar mascarilla al momento de impartir la señal de la cruz en la frente.

Cuidándonos unos a otros

Finalmente, los obispos enfatizan la necesidad de continuar acatando las recomendaciones que limitan de manera visible la propagación del virus. Tales como seguir las normas de higiene (lavarse las manos, toser y estornudar en el codo), no darse la mano, ventilar bien, no venir con síntomas de resfriado, etc.

Tengamos en cuenta a todos, también a aquellos que quieran mantener la distancia y/o usar mascarilla, por ejemplo, por motivos de salud. Trabajemos juntos para garantizar una celebración de la liturgia en la iglesia de manera segura».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.