Dame, Señor, un nuevo corazón,
humilde, sincero y transparente.
Un corazón sensible a tu gracia,
abierto a conocerte,
capaz de establecer contigo
una estrecha relación.

Un corazón sencillo y comprensivo,
que supere los odios y egoísmos;
y construya puentes de perdón.
Un corazón abierto a los demás
capaz de amar y ser amado;
abierto a la amistad .

Dame, Señor, un corazón nuevo,
abierto a la verdad y a la belleza;
que descubra en la vida

las huellas de tus manos creadoras,

de tu amor redentor,
de tu gracia y tu perdón.

 

 

© 2016 Parroquia San Nicolas Amsterdam

Siguenos en: